Magacín digital de cultura contemporánea
AÑO 14 - Viernes, 18 de Octubre de 2019 04:39 Madrid (Spain-Europe)
REPORTAJE
When you're Smiling...! Un siglo de Jazz en el CCCB
Compartir
Thomas Hart Benton
Retrato de un músico, 1949
Jueves, 23 de Julio de 2009   Barcelona, España,
El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona presenta, del 22 de julio al 18 de octubre de 2009, la exposición "El siglo del jazz", comisariada por el filósofo y crítico de arte Daniel Soutif.

El jazz constituye, junto con el cine y el rock, uno de los acontecimientos artísticos más importantes del siglo XX. Esta música híbrida, que apareció durante los primeros años del siglo pasado, lo ha atravesado marcando cada aspecto de la cultura mundial con sus sonidos y sus ritmos.

"El siglo del jazz" presenta de manera cronológica las relaciones entre el jazz y las artes a lo largo del siglo XX. Nos muestra de qué manera el sonido del jazz ha matizado todas las artes, de la pintura a la fotografía, del cine a la literatura, sin olvidar el grafismo o los dibujos animados.

La exposición se articula cronológicamente en torno a una línea del tiempo a lo largo de la que se abren 10 secciones que evidencian las relaciones del jazz con las otras disciplinas artísticas y explican así la historia del siglo siguiendo la huella de este hilo conductor musical.

La muestra, que ocupa una superficie de 1200 m², cuenta con más de 1000 piezas expuestas entre obras de arte (150), audiovisuales (80), fotografías (100), partituras (100), portadas de disco (200), y documentación muy variada entre libros, revistas, programas, carteles y objetos varios.

Como complemento a la exposición, se llevarán a cabo varias actividades musicales: un concierto inaugural en la Pedrera el 28 de julio en el que jóvenes talentos harán una relectura de la historia del jazz; un ciclo de jam sessions entre músicos de diferentes procedencias cada jueves de septiembre y octubre en el CCCB, y una maratón de jazz el 19 de septiembre también en el CCCB con motivo del 20º aniversario de la Asociación de Músicos de Jazz y Música Moderna de Cataluña. Además, el ciclo de cine al fresco del CCCB, Gandulas'09, proyectará varios cortometrajes y dos de las películas más memorables sobre el género: 'Let’s Get Lost' de Bruce Weber y 'Thelonius Monk: Straight No Chaser' de Charlotte Zwerin.

También se podrán consultar la versión multimedia de la exposición www.cccb.org/elsegledeljazz.

La presentación multimedia de "El siglo del jazz" se articula cronológicamente, siguiendo las secciones de la exposición, en una línea del tiempo que permite la visita a la muestra desde el ordenador a través de la consulta a los materiales fotográficos, audiovisuales y sonoros más destacados. También incluye contenidos extra como la agenda de actividades paralelas a la exposición, enlaces del mundo del jazz, una entrevista al comisario Daniel Soutif y comentarios de obras relevantes.

'A menudo se ha dicho que el siglo xx ha sido el siglo del cine, lo que es perfectamente legítimo, porque es evidente que nuestras representaciones del mundo y de nosotros mismos han sido filtradas sistemáticamente, y aún lo son, por el séptimo arte. La presencia del jazz a lo largo de estas diez décadas no ha sido de la misma naturaleza. A pesar de la gloria universal de ciertos músicos como Louis Armstrong, Duke Ellington, Count Basie, Miles Davis o John Coltrane y de algunas cantantes como Billie Holiday o Ella Fitzgerald, a pesar de alguna época en la que su popularidad ha sido momentáneamente enorme, más bien parece que el jazz ha atravesado este siglo como un viajero a veces famoso, a veces discreto, a veces clandestino, pero siempre mítico o “de culto” como diríamos hoy en día, sin duda irrespetuoso con las convenciones y sobre todo capaz de infiltrarse en la inspiración de casi todos los artistas, sean del tipo que sean, como una fuente inagotable de energía dinámica. Basta con entrar en cualquier proceso artístico del siglo pasado (o casi) para confirmar la idea de que el siglo XX no ha sido sólo el del cine, sino también el del jazz'. Daniel Soutif evocó la idea de esta exposición en una conversación informal con Gabriella Belli, directora del MART (Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto). El resultado es esta exposición sobre este tipo de música (de vida) que ha acompañado discretamente a los habitantes del siglo XX.

UNA GUÍA PARA VISITAR LA EXPOSICIÓN

1. Antes de 1917
Poner una fecha concreta al nacimiento del jazz es evidentemente imposible. El año 1917 se considera, sin embargo, una fecha crucial por la conjunción de dos hechos decisivos. En febrero, la Original Dixieland Jazz Band, una orquesta formada por músicos blancos, grabaron el primer disco con la palabra Jazz (o más exactamente Jass) en la etiqueta. En noviembre, el ejército americano cerraba Storyville, el barrio chino de Nueva Orleans cuyos famosos prostíbulos habían contratado a un gran número de músicos; la gran mayoría de estos decidieron emigrar hacia el norte de Estados Unidos, concretamente a Chicago y Nueva York. Sin embargo, no hay que dejar de lado las múltiples señales anteriores –minstrels, gospel, coon songs, cake-walk, ragtime–, preludio del fenómeno musical que se estaba preparando para transformar el siglo y que inspiró, mucho antes de esta fecha, a un gran número de artistas.

2. La era del jazz en América 1917-1930
La Primera Guerra Mundial fue seguida en Estados Unidos por una sorprendente moda por la música de jazz, aclamada en 1922 en Tales of the Jazz Age de F. Scott Fitzgerald. Esta moda fue tal que la expresión lanzada por el escritor –Era del jazz– ha sido repetida incesantemente para designar no sólo a la música que se convirtió en su banda sonora sino a toda una época, incluso a una generación –los «hijos del jazz».
De esta Era del jazz, además de las maravillosas ilustraciones que decoraban las partituras de los éxitos musicales, son testigo diversas fotografías de Man Ray (concretamente la titulada Jazz de 1919) y muchas otras obras de artistas americanos, como James Blanding Sloan, o de artistas que vivían en Estados Unidos como Miguel Covarrubias y Jan Matulka.

3. Harlem Renaissance 1917-1936
Mientras que la América blanca vivía su era del jazz, la América afroamericana accedía por primera vez en la historia a un auténtico reconocimiento cultural con el movimiento que, más tarde, sería bautizado como Harlem Renaissance. Si el jazz de un Louis Armstrong o de un Duke Ellington constituyó ciertamente uno de los aspectos más importantes de esta efervescencia creativa, la música no fue en absoluto la única vertiente creativa. Detrás de figuras de primer orden como el escritor Langston Hugues o el pintor Aaron Douglas, un gran número de artistas produjeron un prolífico conjunto de obras maestras, tanto literarias como visuales, que encontraron en la música uno de sus temas predilectos. En este movimiento, esencialmente negro, artistas blancos como Winold Reiss o Carl van Vechten desempeñaron, asimismo, un papel importante.

4. Años locos en Europa 1917-1930
Los Harlem Hellfighters, la orquesta militar de James Reese Europe, tuvieron, durante la Primera Guerra Mundial, el privilegio de mostrar los nuevos ritmos sincopados a los europeos. Una vez terminadas las hostilidades, el virus del jazz contagió rápidamente todos los aspectos de la cultura del viejo continente. La llegada a París en 1925 de la Revue Nègre, con Josephine Baker, coronó la invasión de este Tumulte Noir, como lo bautizó la famosa obra de Paul Colin. Desde Jean Cocteau hasta Paul Morand, Michel Leiris o Georges Bataille, es difícil contar a los escritores que se inspiraron de una manera u otra por esta marea viva. Y de Kees van Dongen a Pablo Picasso o George Grosz, el fenómeno fue igualmente sensible en el ámbito de las artes plásticas.

5. La era del swing 1930-1939

A la era del jazz le sigue la moda del swing y de las grandes orquestas, negras con Duke Ellington y Count Basie, o blancas como las dirigidas por Benny Goodman, Tommy Dorsey o Glenn Miller, que hicieron bailar a las masas durante los explosivos años treinta. Con la aparición del cine sonoro, muchas comedias musicales son testigo de esta nueva moda y de su seductor ritmo sincopado que inspiró también a numerosos artistas. En Estados Unidos, el modernista Stuart Davis y el regionalista Thomas Hart Benton comparten, a pesar de ser antagonistas, el mismo interés por la música. En Europa, Frantisek Kupka dedica diversos cuadros a este jazz que los especialistas como Charles Delaunay cualifican de «hot» para diferenciarlo de sus derivados más empalagosos. A finales de esta década se produce un hecho que será determinante para el futuro: Alex Steinweiss, un joven diseñador gráfico todavía desconocido, crea para Columbia la primera carátula de disco...

6. Tiempo de guerra 1939-1945

La Segunda Guerra Mundial marca de una manera dramática la cultura occidental. Mientras que, gracias a los V-Discos producidos por el ejército americano la música acompaña a los soldados en el campo de batalla, el cataclismo no frena las repercusiones del jazz en los otros ámbitos artísticos. Piet Mondrian, recién llegado a Nueva York, descubre el boogie-woogie, que determina de una forma esencial sus últimas obras. Respecto a la danza, William H. Johnson introduce el jitterbug, el baile más de moda. Al mismo tiempo, en París, los zazous, probablemente bautizados con este nombre por un título de Cab Calloway, resaltan por su atuendo extravagante –zoot suit– que manifiesta irónicamente su oposición, indudablemente poco arriesgada, a los invasores. El jazz goza en Francia de una gran popularidad que explica el interés que demuestran por esta música Jean Dubuffet o Henri Matisse. Con las tijeras en la mano, este último recorta papeles de colores para componer Jazz, su famosa obra.

7. Bebop 1945-1960
Con el bebop, aparecido a finales de la guerra, el jazz, a su vez, se moderniza, mientras que respecto a la pintura, el expresionismo abstracto comienza a tomar fuerza. Algunos de sus protagonistas, concretamente Jackson Pollock, encuentran una inspiración muy directa con la música de jazz, que escuchan continuamente. Con el microsurco aparece un nuevo ámbito artístico, el que ofrecen las carátulas de los discos. De David Stone a Andy Warhol, de Josef Albers a Marvin Israel, de Burt Goldblatt a Reid Miles, decenas de grafistas, conocidos o anónimos, buscan seducir a los melómanos con un formato rigurosamente delimitado: 30 x 30 cm. El cine, finalmente, tampoco escapa del contagio por parte del jazz moderno. Ascenseur pour l’échafaud de Louis Malle o La Notte de Michelangelo Antonioni son algunos ejemplos de películas que recurren a esta música. 

El Jazz-Art en Barcelona
Mientras, en la Barcelona de principios de los años cincuenta, en torno a un resurgido Hot Club-Club 49, se agrupan los artistas más activos y relevantes del momento para ofrecer una de las páginas más interesantes de esta conexión jazz-artes. En los “Salones de jazz” de esta época encontramos obras de Tàpies, Tharrats, Ponç o Guinovart, entre muchos otros.

8. El jazz de la costa oeste 1953-1961

La Biblia de la historia del jazz quiso que el bebop fuera negro y de Nueva York, mientras que el estilo típico de la costa oeste, al alcance de los estudios de Hollywood, fuera blanco, refinado y tan fresco –cool– que algunos no dudarían en tachar de acaramelado. En realidad, a pesar de una meteorología más favorable y una gran sutileza, el jazz de la costa oeste gozó de una gran personalidad y fuerza. Sin embargo, el grafismo típico de los sellos discográficos refleja claramente el contrate de las dos costas americanas. Grandes letras geométricas y retratos en primer plano de músicos negros en el Este, playas soleadas y guapas rubias revoloteando al lado del mar en el Oeste... Estas imágenes de vacaciones no nos deben hacer olvidar, sin embargo, que la California de aquella época fue también uno de los lugares privilegiados de la unión entre el jazz y la poesía de la conocida Generación Beat.

9. La revolución free 1960-1980

En 1960, Ornette Coleman graba Free Jazz. Este disco, con un título que escondía un doble sentido –«Liberad el jazz» y «Jazz libre»– y una carátula con una reproducción de White Light de Jackson Pollock, marca unas nuevas reglas del juego: después del período moderno, se abre el de la vanguardia libertaria... A esta revolución free, contemporánea a los movimientos de liberación de los negros –Black Power, Black Muslims, Black Panthers– responden, en el campo de las artes plásticas, las obras de artistas reconocidos o nuevos: Romare Bearden, en plena madurez, Bob Thompson, estrella que se apagó demasiado pronto, o incluso, en Europa, el inglés Alan Davie. Entre los múltiples efectos de este cambio radical, no hay que olvidar Appunti per un’Orestiade africana, el sorprendente montaje de la película de Pier Paolo Pasolini en la cual éste invita a que las improvisaciones libres de Gato Barbieri se reencuentren con Esquilo y África.

10. Contemporáneos 1980-2002

Aunque no es siempre evidente, la presencia del jazz en la escena de las artes, que dejan de ser modernas y que a partir de ahora son contemporáneas, no se puede desestimar. Son testigo de ello las obras impregnadas de Black Music de Jean-Michel Basquiat o las de su predecesor Robert Colescott. De una manera muy diferente, los videos creados por Christian Marclay o Lorna Simpson confirman asimismo esta presencia, igual que la admirable fotografía del prólogo de Invisible Man –la gran novela de Ralph Ellison–, que ha inspirado al artista canadiense Jeff Wall. Finalmente, el trenecito azul que ha creado el mítico artista afroamericano David Hammons, que circula sin pararse por un paisaje de montañas de carbón y de tapas de pianos de cola, ofrece a la exposición su conclusión: si el siglo XX, el siglo del jazz, ha realmente terminado, el tren de la música que lo ha acompañado sigue estando en movimiento.

ACTIVIDADES PARALELAS (ALGUNAS IMPERDIBLES)

Concierto inaugural de «El siglo del Jazz»
Auditorio de La Pedrera
28 Julio a las 20 h - gratis

Una relectura de la historia del jazz hecha por varios talentos del s. XXI. Un cuarteto de primeras figuras a nivel internacional nos invita a participar de este viaje que nos traerá desde el swing de Louis Armstrong o Benny Goodman, hasta Charlie Parker, Chet Baker o Miles Davis, llegando al jazz más contemporáneo.

Con Raynald Colom, trompeta; Joan Díaz, piano; Tom Warburton, contrabajo; Marc Ayza, batería.

Invitados: Josep M. Farràs, trompeta; Biel Amargant, saxos; Phillipe Colom, saxos y clarinetes; Jordi Farrés, guitarra.

**CCCB jam sessions "a menos de un metro"**

Planta -1 del CCCB
Cada jueves, del 10 de septiembre al 15 de octubre a las 21.30 h
Entrada libre

La confección del presente musical en directo. Seis sesiones de improvisación entre músicos de diferentes procedencias y generaciones que se encuentran para crear una conjunción de sonidos irrepetible. La magia de la complicidad espontánea. Una oportunidad para participar a menos de un metro.

10 de septiembre
Jazz Sí Club Taller de Músics

El Taller de Músics celebra treinta años. Uno de los primeros centros en que se formaron en democracia las nuevas generaciones de músicos de jazz, hoy reconocidas internacionalmente. Inseparable de la realidad del barrio del Raval, ha sido pionera en la defensa de la música en directo. El pianista Joan Díaz, jefe de estudios de la nueva escuela de grado superior, es uno de los dinamizadores de las jams que se realizan cada semana en el club de la escuela, el Jazz Sí.

17 de septiembre
Gràcia Jam Sessions

Las jams que se montan en los pequeños bares, como el Heliogàbal y el Continental, en el barrio de Gràcia, o el Harlem Jazz Club, Robadors23, Monasterio, o el Jazz Clot Underground, en otras zonas de la ciudad, ofrecen un contexto acústico y sin artificios que ha resultado próximo para todo tipo de públicos. El guitarrista Andreu Zaragoza aporta cada martes al Heliogàbal su apuesta por la proximidad y las nuevas sonoridades.

24 de septiembre
What The Fuck del Jamboree

En uno de los clubes más emblemáticos de la ciudad, el Jamboree de la plaza Reial, nace una de las jam sessions con más carácter. Desde la tradición hasta la expresión más vanguardista. Desde músicos de gran talla hasta una cantera inagotable de nuevos talentos. Músicos de fama mundial se han dejado caer por estas What The Fuck Sessions inspiradas cada lunes, desde hace ocho años, por Aurelio Santos.

1 de octubre
Escuela de Bellaterra

Desde hace veinte años la Escuela de Música de Bellaterra ha sido un foco para el aprendizaje del jazz.  Un buen número de músicos formados en los años setenta se ha implicado en la formación de las nuevas generaciones. Entre los dos polos del jazz de Barcelona y Terrassa, las jams del viernes por la noche en Bellaterra se han convertido, en medio de un ambiente familiar y sin complejos, en una cantera de proyectos ineludible.

8 de octubre
Re-Generació 3

En el local de la asociación de músicos de jazz Re-Generació 3, las jam sessions son el plato de cada día. Una forma de trabajar y de recibir a la gente. Las primeras promociones de músicos licenciados en la ESMUC (Escuela Superior de Música de Cataluña) se agrupan bajo el paraguas asociativo del pianista Jordi Berni, para asegurarse, en momentos de lucha por la música en directo, un espacio de encuentro desde el que provocar y revolucionar el jazz en la ciudad.

15 de octubre
Nova Jazz Cava- Jazz Terrassa

El Club de Amigos de las Artes de Terrassa celebra sus cincuenta años. Cientos de músicos de todo el mundo han pasado desde hace treinta y ocho años por el escenario de su club: la Jazz Cava, renovada desde 1985 como Nova Jazz Cava. Un espacio que se ha convertido en la meca del jazz en Cataluña, testigo de los grandes jazzmen de la historia e instigador de su encuentro con los grandes músicos del país.

**BCNmp7. Marathon Jazz**
Sábado 19 de septiembre a las 18 h

Entrada libre

El jazz catalán siempre ha sabido fusionarse con otras culturas y estilos musicales, y no deja indiferente a nadie. Con motivo del 20º aniversario de la Asociación de Músicos de Jazz y Música Moderna de Cataluña (AMJM) y dentro del marco de la exposición “El siglo del jazz” del CCCB, el BCNmp7 se convertirá en una maratón musical, donde los diferentes grupos participantes mostrarán la evolución de esta corriente artística en nuestro país hasta llegar a la expresión más genuina del jazz, la jam session, con la que finalizará esta gran fiesta.

Y además...

**Gandulas'09. Playing cinema**
En agosto, cine al fresco

Cada martes, miércoles y jueves a las 22 h
Pati de les Dones
Entrada libre

Este año, el ciclo de cine al fresco del CCCB, Gandulas, gira alrededor del concepto Playing Cinema: un viaje donde se explora un cine que toca, interpreta y juega con la música, encontrando ritmos y formas musicales. Porque el cine tiene mucho que ver con la música: puede retener la intimidad lírica de las canciones pop, la inmediatez improvisada del jazz, la meticulosidad estilizada de la grabación en estudio, la austeridad acústica y la energía eléctrica del rock.

Con motivo de la exposición «El siglo del jazz», se mostrarán en Gandulas’09 varios cortometrajes y dos de las películas más memorables sobre el género: Let’s Get Lost de Bruce Weber y Thelonius Monk: Straight No Chaser de Charlotte Zwerin.

Jueves 14 de agosto
Let’s Get Lost

Bruce Weber, 1988, 119’, VOSE
La vida del trompetista y vocalista de jazz Chet Baker a lo largo de treinta años, en un retrato chocante de la belleza y de su destrucción. De Oklahoma a California, de Nueva York a Europa, de tocar con Charlie Parker en la década de 1950 a la oscuridad de la década de 1980. Bruce Weber, fotógrafo, descubrió a Chet Baker el año 1962 y lo reencontró el 1986. Después de una sesión fotográfica, lo filmó durante dos años. El presente de la filmación convoca el pasado (material registrado en conciertos, películas italianas de serie B, entrevistas) y traza el retrato de un personaje enigmático.

Miércoles 26 de agosto
Thelonious Monk: Straight, No Chaser

Charlotte Zwerin, 1989, 90’, VOSC
Los materiales son variados, pero el corazón de este film –producido por Eastwood– son las ásperas filmaciones de Thelonious Monk en su intimidad, con sus zapatos y sombreros desgastados, inmerso en la soledad, asustando a los delirios mentales, entrecortando frases y maravillándonos al piano, en plena action playing: “pasea por el aire los dedos indecisos, los deja caer y estamos salvados, hay Thelonious capitán, hay rumbo por un rato” (Julio Cortázar).
328 Votos  Votar
14302 Lecturas
FOTOS
Jueves, 23 de Julio de 2009
Thomas Hart Benton
Retrato de un músico, 1949
Jueves, 23 de Julio de 2009
Larry Rivers
Público y privado, 1983-84
Jueves, 23 de Julio de 2009
Winold Reiss
Interpretación de Harlem Jazz, 1925 ca.
Jueves, 23 de Julio de 2009
Carl Van Vechten
Retrato de Billie Holiday, 23 Mar. 1949
VÍDEOS DE RED RELACIONADOS
Billie Holiday - Strange Fruit
nexo5.com
Jueves, 23 de Julio de 2009

Billie Holiday canta Strange Fruit
Duración: 2'33''

Dizzy Gillespie & Louis Armstrong - Umbrella Man
nexo5.com
Jueves, 23 de Julio de 2009

Dizzy Gillespie & Louis Armstrong interpretan Umbrella Man
Duración: 3'00''

Chick Corea & Hiromi Uehara - "Spain"
nexo5.com
Jueves, 23 de Julio de 2009

Chick Corea & Hiromi Uehara interpretan "Spain"
Tokyo Jazz Festival 2006 (Japón)
Duración: 6'10''

INFORMACIÓN ADICIONAL
Enlace relacionado externo   
TEMAS Música,
ETIQUETAS cccb,
COMENTARIOS
Nickname  tina (2009-07-29 19:32:27 GMT)
Asunto  sala de jazz sin permisos legales
Comentario
En su artículo sobre las salas de jazz se menciona la Jazz Clot Underground. Sin embargo, esta "sala", es en realidad un domicilio particular, por lo que los vecinos han planteado la denuncia de este local clandestino al Ajuntament-Districte Clot debido a las múltiples molestias por el ruido en un local sin insonorizar y sin permisos de ningún tipo, a pesar de que se cobraba entrada a los asistente. El jazz se merece sin duda algo mejor que este timo. El Ajuntament ya ha clausurado la sala.
ESCRIBIR UN COMENTARIO
Compartir

© nexo5.com :: Since Sep 20, 2006 - All rights reserved