Magacín digital de cultura contemporánea
AÑO 12 - Miércoles, 18 de Octubre de 2017 09:41 Madrid (Spain-Europe)
REPORTAJE. Temor ante el cambio de gobierno
Peligra la continuidad del CSA Tabacalera de Lavapiés

El Ministerio de Cultura, propietario del edificio, no contesta a la propuesta de una continuidad durante los próximos 4 años - El Centro podría quedar en limbo jurídico o cerrado a partir de marzo de 2012 - Varios profesionales, pensadores, artistas y gestores culturales se reúnen para reflexionar sobre el presente y el futuro del Centro Social Autogestionado

Compartir

Instalación con el dosier y el teléfono esperando la llamada del Ministerio. Patio central del CSA Tabacalera durante la mesa redonda.

Foto: nexo5.com

Jueves, 10 de Noviembre de 2011   Madrid, España,

CSA Tabacalera: "Esto es un magma de energías no una asociación gestionando un centro"

 

Amador Fdez-Savater: "Tabacalera se la juega en la tensión entre la rebelión de los públicos y la crisis de las instituciones establecidas".

El CSA La Tabacalera de Lavapiés lleva más de un año abierto, tras un acuerdo de cesión entre el Ministerio de Cultura, propietario del edificio, y una asociación cultural sin ánimo de lucro. El centro ocupa 9.000 de los 30.000 metros cuadrados que, supuestamente, serán destinados al Centro Nacional de Artes Visuales, según proyecto que el Ministerio de Cultura aprobó en 2008, adjudicando su obra a los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, por un valor de 30.000.000 de euros. La crisis y la imposibilidad de llevar a cabo un proyecto de tantas dimensiones económicas propició el sí del Ministerio a la propuesta de los vecinos de Lavapiés de autogestionar un centro que cambiara el Status Quo de la política cultural institucional, una vieja reivindicación que se remonta a finales de los años noventa del siglo pasado. El acuerdo de 2010 entre el Ministerio y los vecinos se realizó por un año, y llevó incorporada una dotación económica que se usó para acometer las necesarias reformas de consolidación y rehabilitación que permitieran ejercer las actividades en un edificio que data de finales del siglo XVIII. En ese contexto de novedad, legalidad y urgencia en plazos abrió el CSA La Tabacalera en junio de 2010, con la pretensión de ser "una experiencia de extensión del dominio público convirtiéndose en un nodo más dentro de una red conectada con otros centros de similares características", afirman los miembros del CSA. En ese contexto la Tabacalera tiene prevista la organización de un encuentro internacional de centros autogestionados.

Ayer se presentó públicamente el dosier que en junio de este año, el CSA La Tabacalera presentó al Ministerio de Cultura y que incluye una propuesta para acordar un convenio para la cesión durante cuatro años de la parte del edificio que ahora ocupa el CSA. El dosier no es un listado de actividades, aunque recoge algunas de ellas a modo de ejemplo, sino un repaso sobre las líneas generales en las que se sustenta el proyecto: la profundización de la participación democrática en la gestión de los recursos públicos/comunes, el libre acceso y circulación del conocimiento y la cultura, la construcción de ciudad desde las propias prácticas e iniciativas ciudadanas, la crítica de los modelos "universales" de urbanismo y cultura... y el papel que pueden jugar "nuevas instituciones" sociales como La Tabacalera en la transformación inmediata de nuestras sociedades y de la hegemonía del mercado en ellas. El Ministerio no ha acordado la cesión, de modo que La Tabacalera es una experiencia que puede terminar en marzo del año que viene.

"Queremos estabilizar la relación entre el CSA y el Ministerio y cambiar el paradigma de esa relación que ahora se sustenta en un acuerdo con una asociación cultural. Esto es un magma de energías no una asociación gestionando un centro", dicen desde el CSA, quienes se quejan del "estilo universal" de construir ciudad.

 

Proponen en su dosier cinco puntos de trabajo, como son la plena autonomía, la exploración de la gestión de lo público en términos de democracia participativa, el fomento de las prácticas culturales de bajo coste y de la cultura libre, cambio de metodología respecto de las prácticas clásicas de gestión cultural y el empeño por nivelar las diversas escalas de la expresión social y cultural.

En la solicitud de continuidad que incluye el dosier, el CSA solicita al Ministerio cuatro años de continuidad y estabilidad en la relación, sin pedir ninguna prestación económica ("el centro es más o menos económicamente autosuficiente", afirman), tan solo autonomía y ausencia de injerencias, aunque en este año "no han metido mano en nada de lo que hemos hecho".

Pesimismo en los corrillos
El Ministerio de Cultura ha dejado de contestar a los requerimientos del CSA desde hace un mes, aunque ya se había pronunciado sobre la inviabilidad de establecer una relación estable durante cuatro años. En los corrillos el pesimismo es creciente ante las elecciones del próximo 20 de noviembre. "Habrá que entenderse con otro equipo, y entenderse con las instituciones no es fácil", afirman desde el CSA.

Los hay que van más allá y se preparan para la lucha aunque nadie habla abiertamente de ocupación del edificio. El panorama que más cala para el futuro es el pesimismo ante lo que consideran la política cultural que ofrece el Partido Popular, virtual ganador de las elecciones, y del que afirman "lleva en su programa la cultura como parte del PIB". La situación en el ayuntamiento de Madrid tampoco ayuda. Se da por segura la marcha del actual alcalde, Alberto Ruíz Gallardón, con fama de cierta sensibilidad cultural y social, y la llegada como alcaldesa de Ana Botella, a la que vinculan con el núcleo duro del Partido Popular.

El carácter de la Tabacalera
Por la tarde, y con el patio del Centro lleno, varios expertos, pensadores y gestores culturales hablaron sobre el presente y el futuro del CSA Tabacalera y de las formas de autogestión de lo público, lo social y lo cultural en general. Moderado por el activista y escritor Amador Fernández Savater, se reunieron en torno a esto temas Santi Eraso (Exdirector de Arteleku, centro cultural de Donosti, y de la candidatura de Donosti a la capitalidad cultural, sus análisis son una referencia obligada en el pensamiento de la cultura y el arte contemporáneos); Yaiza Hernández Velázquez (Directora del Departamento de Programas Públicos del MACBA. Investigadora independiente, crítica y editora de títulos claves para comprender el arte en la nueva esfera pública. Muy activa en la defensa de los procesos participativos en la gestión cultural; Montserrat Galcerán (Catedrática de Filosofía de la UCM y miembro de la Universidad Nómada, desde donde han trabajado en profundidad el concepto de "instituciones monstruo o insituciones anómalas", en torno a la constitución de una nueva institucionalidad surgida de los procesos sociales y las luchas por el común); Nico Sguiglia (Miembro de La Casa Invisible, centro social de Málaga, desde donde se ha trabajado en profundidad qué cosa puede ser un centro social autogestionado en el contexto de las luchas del siglo XXI. La Casa Invisible tiene un acuerdo para la cesión del edificio que ocupó hace cinco años; Mar Núñez (Activista y artista de Lavapiés, participó en la experiencia de la Red de Lavapiés y en la Red La Tabacalera a Debate y, recientemente, en el desarrollo del Kulturometer, un análisis sobre la inversión/industria cultural madrileña); Pablo España (Artista visual y miembro del colectivo Democracia que basa su trabajo en temas del poder y a la propia organización social en la que nos desenvolvemos. Profesor de Bellas Artes de la Universidad Europea de Madrid, director de la revista Nolens Volens y Administrador del blog contraindicaciones.net); Tomás Villasante (Del Máster de Metodologías Participativas para el Desarrollo Local de la UCM, analista e impulsor de técnicas y procesos de democracia participativa); Juan Antonio Aguilera (De Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, sustituyendo a Aurora Berlinches, inicialmente anunciada); y Jesús Carrillo (Director del Departamento de Programas Públicos del Museo Centro Nacional de Arte Reina Sofía. Profesor, crítico y teórico del arte).

Para Fernández Savater "cada vez se sostiene peor el modelo unidireccional y restringido donde caben pocas voces. Es la crisis de los intermediarios producida por la emergencia de un nuevo poder social: la rebelión de los públicos". En esta tensión entre la rebelión de los públicos y la crisis de las instituciones establecidas "Tabacalera se la juega".

42 Votos  Votar
2396 Lecturas
FOTOS
nexo5.com
Jueves, 10 de Noviembre de 2011

Presentación del dosier del CSA Tabacalera

Foto: nexo5.com

nexo5.com
Jueves, 10 de Noviembre de 2011

Mesa redonda de reflexión sobre el CSA Tabacalera moderada por Amador Fernández Savater

Foto: nexo5.com

nexo5.com
Jueves, 10 de Noviembre de 2011

Mesa redonda de reflexión sobre el CSA Tabacalera moderada por Amador Fernández Savater

Foto: nexo5.com

nexo5.com
Jueves, 10 de Noviembre de 2011

Patio central del CSA Tabacalera durante la mesa redonda

Foto: nexo5.com

INFORMACIÓN ADICIONAL
TEMAS Política,
ETIQUETAS tabacalera,
COMENTARIOS
No hay comentarios
ESCRIBIR UN COMENTARIO
Compartir

© nexo5.com :: Since Sep 20, 2006 - All rights reserved