Magacín digital de cultura contemporánea
AÑO 12 - Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 13:15 Madrid (Spain-Europe)
Resultados presentados en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia Cognitiva (CNS) en Boston
¿Qué hace que pinchemos el botón de "me gusta"?

- Los científicos han estudiado cómo reconocemos la popularidad de una persona dentro de un grupo y cómo se distingue a los mejores vendedores de ideas

- Los resultados pueden mejorar la ivestigación sobre trastornos que no reconocen el estatus social, como el autismo, o mejorar la eficacia de las campañas sanitarias

Compartir

Foto: MKH

Lic.: C.C.

Martes, 8 de Abril de 2014   Boston, Estados Unidos,

Kevin Ochsner de la Universidad de Columbia: "Saber quién es popular o simpático es de vital importancia en momentos de necesidad o peligro, cuando usted busca una alianza, o necesita ayuda"

 

"La actividad neuronal en el cerebro de una idea nos puede decir con qué éxito será retransmitida esa idea", dice Emily Falk, de la Universidad de Pensilvania. "Nos da pistas sobre cómo los demás son propensos a reaccionar a los mensajes que se transmiten de persona a persona, y también que es probable que sean los mejores vendedores de la idea".

Ya sea en la oficina, dormitorio, reunión de padres, o cualquier otro medio social, todos sabemos intuitivamente cúales son las personas más populares, incluso si no siempre podemos poner nuestro dedo sobre por qué. Esa información suele ser fundamental para el éxito profesional o social en la medida que se refleja en tus redes sociales. Sin embargo, hasta ahora, los científicos no han entendido cómo nuestros cerebros reconocen estas personas populares. En el nuevo trabajo, los investigadores dicen que hacemos un seguimiento de la popularidad de la gente en gran medida a través de la región del cerebro implicada en la anticipación de recompensas.

 

"Ser capaz de rastrear el estado de otras personas en su grupo es muy importante en términos de supervivencia", dice Kevin Ochsner de la Universidad de Columbia. "Saber quién es popular o simpático es de vital importancia en momentos de necesidad o peligro, cuando usted busca una alianza, o necesita ayuda". Mientras que los sociólogos, psicólogos y antropólogos han estudiado durante mucho tiempo estas dinámicas de grupo, los neurocientíficos sólo han empezado a rascar la superficie de la forma en que pensamos acerca de la condición social de las personas.

 

Se trata de entender mejor cómo los procesos cerebrales individuales se conectan a la pertenencia al grupo. Tal como se presentó en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia Cognitiva (CNS) del 5 al 8 de abril de 2014 en Boston, los investigadores están estudiando a nivel neuronal el renombre social para modelar las ideas propagadas con éxito en grupos.

 

¿Igual que yo?

Alguien alcanza el estatus social en un grupo a través de cualquier control de potencia o popularidad. Investigaciones anteriores se han centrado en gran medida en el poder, pero Ochsner y sus colegas querían ver específicamente la capitalización de las técnicas de análisis de redes sociales que ya están disponibles desde la sociología.

 

"Ahora que tenemos una forma sencilla de definir para un grupo dado quién es popular, entonces podemos preguntarnos cómo es que el cerebro está representando lo que significa que alguien tenga este tipo de estatus basado en gusto, o la popularidad, dentro del contexto de un grupo", dice Ochsner.

 

En el nuevo trabajo, el equipo de Ochsner reclutó personas de organizaciones de estudiantes a entrar en el laboratorio y evaluar cuánto se gustan. Los investigadores entonces utilizaron esas calificaciones para determinar matemáticamente quién es más querido en cada red social.

 

Después de algunas semanas, los investigadores llevaron a los mismos individuos de nuevo al laboratorio y los sometieron a un escáner de fMRI mientras les mostraban caras de la gente. Los participantes determinaron si las caras eran de personas de su propia organización o no. Algunas caras compuestas - no personas reales - se añadieron como controles. Los investigadores querían ver cómo las áreas del cerebro de los participantes respondían al ver las caras de los calificados como muy populares dentro del grupo - el aumento o la disminución de la actividad cerebral específica en base a su popularidad.

 

Con cada red social, los investigadores encontraron el mismo patrón de actividad cerebral en personas que vieron las caras de la gente popular, identificando dos sistemas críticos en el cerebro: el sistema involucrado en la evaluación emocional y recompensa (cuerpo estriado ventral, la amígdala, la corteza prefrontal ventromedial) y el sistema involucrado en la cognición social, o nuestra capacidad de pensar acerca de los sentimientos y las intenciones de los demás (unión temporoparietal, precuneus, y la corteza prefrontal dorsomedial). "Encontramos que la actividad en estas dos redes se amplía hasta con la popularidad de otro individuo, y eso es muy revelador porque refleja cómo hacemos un seguimiento de la situación de otras personas", dice Ochsner.

 

La primera cuestión plantea que, con el tiempo, nos enteramos de qué es agradable al experimentar los efectos gratificantes de la interacción con alguien. Aunque personalmente no le gusta a alguien, uno puede saber que esa persona es simpática por otros datos basados ??en la observación de las interacciones con los otros miembros del grupo. Esto explicaría por qué los sistemas de recompensa en el cerebro reaccionan a la vista de la gente popular. La otra consideración es que tenemos que ser capaces de pensar acerca de los estados mentales, creencias y pensamientos de otras personas - en particular, los que tienen un alto estatus - con el fin de formar coaliciones, pedir ayuda, o de otra manera trabajar dentro del grupo.

 

"Lo que vemos es que incluso con breves presentaciones de caras - las caras están sólo en la pantalla durante un segundo - estos sistemas críticos se activan", dice Ochsner. Por otra parte, el sistema de evaluación emocional controla la respuesta del sistema de la cognición social: "El sistema de evaluación emocional tiene realmente la llave para abrir la popularidad de los miembros del grupo y les dice a los sistemas de la cognición social, 'bueno, ¡es una persona con la que puedo esperar recompensa en mis interacciones', lo que provoca a la persona a pensar en pensamientos positivos de los individuo populares."

 

Los investigadores también encontraron que cuanto más popular es la persona dentro de un grupo, más enérgicamente estos sistemas cerebrales reaccionan a los ojos de otra persona popular. Este hallazgo sugiere que las personas populares son "muy sensibles a la forma en que otros individuos son simpáticos y que pueden entonces adaptar su comportamiento apropiadamente", dice Ochsner.

 

Ochsner señala que en los estudios controlaron un número de factores, incluyendo el atractivo, la honradez, y las preferencias idiosincrásicas de las personas, para asegurar que la medida media de su popularidad era cierta para los individuos del grupo.

 

El trabajo no sólo se refiere a la cuestión de la ciencia básica de cómo hacemos un seguimiento de renombre social en el cerebro, sino que también podría llegar a ser importante en la investigación sobre el autismo y otros trastornos que dañan la capacidad de la gente para juzgar el estatus social. "También puede hacer preguntas acerca de cómo se puede llevar a la gente de la periferia, la parte que no le gustaba de un grupo, a la parte que más le gusta de un grupo", dice Ochsner. Y dice que "el trabajo tiene enormes implicaciones en el mundo de los negocios, donde la eficacia de una estructura jerárquica a menudo se reduce a quién es la persona más popular".

 

¿Igual que mis ideas?

Las mismas regiones del cerebro implicadas en la forma en que vemos popularidad de otras personas también dan forma a lo bien que nos comunicamos mensajes con los demás. Emily Falk, de la Universidad de Pensilvania, y sus colegas han encontrado que la actividad dentro de la cognición social y los sistemas de evaluación y recompensa emocional, realmente pueden predecir la eficacia con que alguien puede vender sus ideas a los demás.

 

"La actividad neuronal en el cerebro de una idea nos puede decir con qué éxito será retransmitida esa idea", dice Falk. "La actividad cerebral en esa persona inicial da pistas sobre cómo los demás, que nunca vieron el mensaje original, son propensos a reaccionar a los mensajes que se transmiten de persona a persona, y también que es probable que sean los mejores vendedores de la idea".

 

Falk presentó en la reunión del SNC un creciente cuerpo de trabajo no sólo sobre los sistemas neuronales que hacen que alguien sea un buen "idea-vendedor", sino también el papel de la posición de una persona dentro de una red social en la transmisión de una idea.

 

En un trabajo más reciente de su laboratorio con el autor principal Mateo Brook O'Donnell, el equipo utilizó primero Facebook para trazar el estatus de las personas dentro de sus redes sociales. Luego, utilizando imágenes de resonancia magnética funcional, encontraron que los individuos con más oportunidades para la intermediación de información entre los diferentes grupos de personas mostraron una mayor actividad en las regiones cerebrales que invitan a pensar en los estados mentales de los demás. Esta actividad cerebral podría permitirles responder mejor a las señales sociales a la hora de hacer recomendaciones a los demás.

 
"Sabemos que los entornos sociales afectan a las personas en todo tipo de formas, y Matt y yo estamos muy interesados en la forma social. La forma de la red influye en todo tipo de procesos básicos en el cerebro", dice Falk.

 

El trabajo está dando claves sobre lo que hace que las ideas se peguen. Por ejemplo, aunque los resultados actuales son correlacionales, es posible que si los sistemas de cognición social son los más críticos en la difusión de ideas, entonces la gente debe invertir más energía en pensar en lo que otras personas están pensando y sintiendo para obtener los mejores resultados.

 

"La gente a veces puede decidir qué compartir en base a sus propias preferencias, pero, en última instancia, estamos cableados para ser sociales, y esos circuitos sociales parecen predecir qué ideas prenderán en el colectivo", dice ella. "Del mismo modo, las personas que muestran más actividad en los circuitos de última instancia, tienen más éxito en convencer a otros a subir a bordo con sus ideas preferidas".

 

La explosión de las nuevas herramientas de comunicación como las redes sociales, combinadas con nuevas herramientas de análisis está ayudando a los científicos a "comprender de manera espectacular cómo se propagan las ideas", dice Falk. "En última instancia, estamos trabajando en la previsión de qué ideas van a moverse de manera viral y qué tipo de personas y mensajes pueden hacer mejor que eso suceda. Esperamos que este tipo de información se pueda utilizar para crear campañas de salud pública más eficaces que aborden retos sociales tan importantes como la obesidad y el tabaquismo."

0 Votos  Votar
755 Lecturas
INFORMACIÓN ADICIONAL
COMENTARIOS
No hay comentarios
ESCRIBIR UN COMENTARIO
Compartir

© nexo5.com :: Since Sep 20, 2006 - All rights reserved