Magacín digital de cultura contemporánea
AÑO 15 - Lunes, 8 de Marzo de 2021 a las 10:26:02 - Madrid (Spain-Europe)
El Museo Patio Herreriano presenta una mirada nueva sobre su colección
Compartir
Vista de las salas del Museo Patio Herreriano de Valladolid (España)
Martes, 18 de Mayo de 2010   Valladolid, España,
La Colección Arte Contemporáneo depositada en el Museo Patio Herreriano viene consolidándose desde 1987 como una de las más importantes de nuestro país. Se trata de un conjunto de obras imprescindibles para estudiar en su complejidad el arte contemporáneo en España. A día de hoy la Colección cuenta con 1105 obras que permiten una infinidad de combinaciones o propuestas de lectura. La Colección Arte Contemporáneo en el Museo Patio Herreriano ocupa 7 salas del Museo, además del espacio del claustro de la segunda planta, y se une a las salas de carácter permanente, es decir, las Salas 1 y 2. Con esta nueva presentación se podrán ver, prácticamente en la totalidad del espacio expositivo del Museo, 183 obras de casi 100 artistas diferentes.

Este montaje que se presenta cumple un doble objetivo, el establecimiento de nuevos recorridos que atiendan a criterios temáticos y estilísticos de los fondos de la Colección y la exploración de nuevas lecturas dentro del complejo y denso discurso interno de ésta. Estos recorridos se articulan en torno a diferentes y amplios conceptos como son: abstracción, materia, figuración, objetos y referencias, entornos urbanos y nuevas realidades. El resultado permite una aproximación temática pero también dotada de un cierto orden cronológico en torno a la producción artística en la España del siglo XX y la primera década del XXI.

La Colección Arte Contemporáneo, cedida en comodato al Museo Patio Herreriano desde el año 2000, es el resultado del esfuerzo de un numeroso grupo de empresas privadas españolas que en 1987, alentadas por su presidente entonces, Julián Trincado, asumieron el compromiso de contribuir a la conservación y divulgación del patrimonio artístico español a través de la formación de una colección de arte contemporáneo. Con ella se pretendía dar respuesta, por un lado, a una demanda de mecenazgo y protección del emergente y cada vez más maduro arte contemporáneo español, y por otro, a una tarea de rescate y puesta en valor de la historia brillante de las vanguardias, recuperando un gran número de obras apenas conocidas. Hasta hoy la Colección Arte Contemporáneo ha reunido un conjunto de 1.105 obras.

MATERIA (Sala 4).
Ensalzar el valor de la materia como vehículo de expresión e indagar en las posibilidades de los elementos y las texturas, sin tener en cuenta al color, es la línea común de trabajo de artistas como Lucio Muñoz, Luis Feito, Manuel Millares, Antoni Tàpies, Antonio Saura, Rafael Canogar, Hernández Pijuan, Manuel Rivera y del escultor Martín Chirino. El inicio de esta línea de trabajo es la formación del grupo El Paso en 1957, cuyo principal objetivo es reactivar y modernizar el arte contemporáneo español hacia las nuevas corrientes artísticas como el Informalismo europeo y el Action Painting americano. Aunque este grupo tan solo se mantiene activo tres años, cada uno de los artistas que lo integran continúan individualmente con ese interés por la materia. Incluso podríamos decir que aunque todos ellos emplean gestos violentos, destructivos de la materia de sus obras, cada uno utiliza una serie de materiales y de procesos de trabajo que les identifican, la arpillera desgarrada de Millares, la madera quemada y arrancada de Lucio Muñoz y la malla metálica de Rivera, entre otros. Quizás a simple vista, parezca que la obra de Antonio Saura no conecta con el resto, pero aunque se resiste a eliminar la figuración de sus obras, su figuras son violentamente distorsionadas, al igual que Hernández Pijuan salpica fuertemente el lienzo con pintura y Rafael Canogar modela con los dedos el óleo, la agresividad que transmiten sus obras es el elemento común a todos ellos. En torno a la ciudad de Cuenca en esos mismos años, trabajan Gerardo Rueda, Gustavo Torner y Fernando Zóbel, otra serie de artistas que comparten ese interés por la materia, empleando el lenguaje abstracto, pero imprimiendo un sentido lírico a sus obras. Su principal objetivo es la búsqueda de la esencia de lo pictórico.

ABSTRACCIÓN (Sala 5).
El concepto de abstracción es un concepto contemporáneo, una obra abstracta es aquella que no hace referencia a ningún objeto o forma concreta del mundo visible o imaginado. Se centra en la objetividad del arte basado en conceptos elementales del lenguaje artístico. Pero hay diferentes formas de interpretar la abstracción, bien de una manera geométrica, o de otra lírica y espontánea.

Las obras que están dentro de esta abstracción geométrica son neutras, en las que los elementos geométricos dotan a la obra de claridad, precisión y objetividad, eliminando la capacidad sensitiva y expresiva de los materiales se logra una composición estructurada de una forma lógica. El equipo 57 (fundado en París y activo entre 1957 y 1962) ataca el subjetivismo y todo contenido emocional, individualista y literario de la obra de arte. Contrarios a la creación artística con nombre, forman un equipo y se plantean la actividad artística como un medio de investigación sobre cómo interactúan en el espacio artístico, forma, color, línea y masa. Otros artistas como Pablo Palazuelo y Jorge Oteiza se centran en el estudio de las formas geométricas en el espacio tanto en pintura como en escultura.

Todo lo contrario es lo que potencia la abstracción lírica, ya que incide en signos y formas en las que son fundamentales el inconsciente y la espontaneidad. Dotan a la obra del elemento expresivo y físico del trabajo del pintor.

Las obras de Esteban Vicente y de José Guerrero sintetizan la corriente norteamericana del Expresionismo Abstracto. En las creaciones de Guerrero el color es un elemento primordial, las dota de intensidad y de un sentido lírico y la pincelada rápida y violenta las dota de fuerza. Esteban Vicente realiza lo que él denomina "paisajes interiores" combinando armónicamente los colores y entendiendo a estos como generadores de luz.

Albert Ráfols-Casamada crea una estructura ordenada en la composición de sus obras y consigue la creación del espacio mediante el color. Busca efectos de transparencia, de vibración y la luminosidad del color para preproducir el sentimiento de las cosas. José Manuel Broto genera atmósferas en sus trabajos a través de la utilización del color que combina con el dibujo. La imagen y el signo surgen en la composición como autenticas apariciones.

FIGURACIÓN (Sala 3).
Desde mediados de los años 60 especialmente en pintura, se recupera la figuración como reacción a la anterior etapa oscura del Informalismo. El inicio de ese rechazo a la abstracción se encuentra en Luis Gordillo, que inicia esta recuperación de las formas en sus obras, influido por la obra de Bacon y del Pop americano, la exposición se sus trabajos en 1971 influenció a una serie de jóvenes pintores como Chema Cobo, Carlos Alcolea y Carlos Franco entre otros, formarán la Nueva Figuración Madrileña, caracterizada principalmente por el uso del color de forma impactante, recuperando en las obras el interés por relatar historias y la inclusión de elementos autobiográficos. Las obras de Eduardo Arroyo se podrían definir como una figuración crítica, provocadora con claras referencias políticas y sociales a través del empleo de una estética Pop. Los trabajos del Equipo Crónica, creado en 1964 por Rafael Solbes y Manolo Valdés, se generan desde un contexto de denuncia política e incluyen referencias a imágenes del arte moderno, utilizando una técnica impersonal. Dos años más tarde, en 1966, Jordi Ballester y Joan Cardells forman el Equipo Realidad, que analiza la transformación de España en ese momento y adquiere una posición crítica sobre la sociedad de consumo, por ello emplean el arte para servir a la sociedad. Comparten con el Equipo Crónica la idea de obra colectiva, ya que su intención es utilizar un lenguaje pictórico totalmente anónimo, sin marcas de pinceladas, y el empleo del color y de procedimientos gráficos de los mass-media como en el Pop Art. Esta recuperación de las formas de la realidad también llega a la escultura, como la figuración expresionista en las obras de Francisco Leiro, o las obras tridimensionales de Rafael Canogar, realistas y de claro tinte social y político.

OBJETOS Y REFERENCIAS (Salas 6 y 7).
A mediados de los 70, surge un movimiento artístico denominado Arte Objetual, éste es el criterio de selección empleado para elegir las obras que conforman este espacio. El proceso creativo de estos artistas no se reduce simplemente a la inserción de objetos o a hacer referencia a ellos, sino que crean un nuevo medio de expresión, ya que los objetos, extraídos de su contexto significativo, se transforman en materiales que el artista dota de un nuevo mensaje. Este concepto de generar nuevas asociaciones es el que nosotros denominamos como "Referencias" y que tiene múltiples enfoques. Si analizamos de manera individualizada cada uno de los casos, encontramos referencias poéticas y narrativas, en las obras de Llena, Carmen Calvo, Susana Solano y Elena Blasco, que incluso llegan a ser autobiográficos como es el caso de Elena del Rivero, Carta a la madre, 2001. Miquel Barceló, hace referencia al proceso creativo del artista. De la misma manera podemos encontrar referencias a la literatura, al lenguaje y a la tipografía, en las obras de Eva Lootz, Rogelio López Cuenca y José Maldonado.

La instalación constituye una nueva línea de expresión contemporánea en la que los límites físicos de la materia escultórica desbordan y se integran en el espacio del espectador. Este es el caso de la obra de Antoni Muntadas, La siesta, 1995, que proyecta sobre un sillón imágenes extraídas de la realidad y lo enfoca desde un punto de vista conceptual. Por otra parte, la reutilización de objetos de cristal en la instalación de Nacho Criado, muestra un cambio de uso de los objetos, y su empleo en la obra se centra en el poder simbólico de la transparencia y la fragilidad.

NUEVAS REALIDADES (Sala 8).
El arte trata de reflejar la realidad, mejor dicho, el artista utiliza la realidad en la que vive como elemento con el que crear sus obras. La realidad es un elemento objetivo, pero se transforma en subjetivo en el momento en que cada uno de nosotros lo interpretamos de manera diferente. A su vez ese elemento real puede ser transformado en irrealidad y fantasía en un momento.

Juan Ugalde parte de fotografías y amplia sus límites con pintura, incluyendo toques y recortes que dotan a la obra de un toque irónico e irreal. Alberto García-Alix representa o crea escenografías vacías, ausentes de personajes pero en los que los objetos crean continuas alusiones a sus habitantes. Estas referencias a otras realidades, a otras historias y personajes ausentes en la imagen, también lo encontramos en la obra de Miguel Rio Branco. La utilización de la narración de historias está presente en la obra de Vicente Blanco y en la instalación de Mateo Maté, Desubicado, 2003, en la que el propio título describe las sensaciones que transmite la obra y que utiliza el lenguaje cinematográfico tan cercano a nosotros como las películas de Alfred Hitchcock. Las obras más conceptuales de este espacio, son las de Antoni Muntadas en las que experimenta con los reflejos y la doble exposición. De la misma manera, Txomin Badiola emplea referencias políticas y sociales.

ENTORNOS URBANOS (Sala 9).
La sociedad contemporánea se desarrolla en torno a ciudades, éstas son el campo de trabajo de los artistas que se reúnen en esta sala. La fotografía es un medio idóneo para trabajar dichos entornos urbanos, ya que posibilita diferentes formas de expresión, pero no es la única. Joan Rabascall y Jiri Georg Dokupil comparten el interés en innovar con nuevas técnicas, el primero de ello, con impresiones fotográficas en tela, y en el caso del segundo, con las marcas que producen sobre el lienzo una llama de vela.

El eje conceptual de todas las obras reunidas en esta sala es la ciudad y el entorno urbano, desde el boom inmobiliario de nuestras costas, reflejado en las obras de Rabascall, a la vista desde las azoteas de una gran ciudad como es Barcelona, que nos ofrece Hannah Collins, pasando por artistas que trabajan transformando y distorsionando imágenes digitales como es el caso de Dionisio González y Juan Carlos Robles. A su vez Concha Pérez nos hace caer en los detalles que nos ocultan las ciudades tras estructuras y andamios. Otras obras llegan a traspasar la bidimensionalidad de la imagen fotográfica, como la instalación de María Zárraga que se convierte prácticamente en una estructura arquitectónica. Pero no hay que dejar de hacer referencia a la pintura a través del trabajo del arquitecto y artista Juan Navarro Baldeweg que juega en La casa, 1985, con el espacio interior/exterior de una vivienda, dando diferentes perspectivas en un mismo plano.
66 Votos  Votar
7757 Lecturas
FOTOS
nexo5.com
Vista de las salas del Museo Patio Herreriano de Valladolid (España)
nexo5.com
Vista de las salas del Museo Patio Herreriano de Valladolid (España)
nexo5.com
Vista de las salas del Museo Patio Herreriano de Valladolid (España)
INFORMACIÓN ADICIONAL
Enlace relacionado externo   
TEMAS Artes Visuales,
ETIQUETAS patio herreriano,
COMENTARIOS
No hay comentarios
ESCRIBIR UN COMENTARIO
Compartir

© nexo5.com :: All rights reserved :: Since Sep 20, 2006 -