Magacín digital de cultura contemporánea
AÑO 15 - Jueves, 16 de Septiembre de 2021 a las 18:27:16 - Madrid (Spain-Europe)
REPORTAJE
Poetry Slam. Libertad bajo palabra
Compartir
Poetry Slam en La Casa Encendida, dentro del Festival Yuxtaposiciones 08
Foto: nexo5.com
Jueves, 5 de Junio de 2008   Madrid, España,
Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra (1)

Cuando la palabra reclama la libertad de ser disparada con metralleta, la poesía escénica se encarga de transformar las balas en verbo raudo, rápido, rítmico, romo y recto, capaz de provocar la risa, la conciencia, el pensamiento, la congoja o la admiración. Cuando Octavio Paz reunió su obra poética bajo el título de Libertad bajo palabra escribió al inicio de su compendio poético "Allá, donde terminan las fronteras, los caminos se borran".(1) La libertad no es un cruce de caminos, es la ausencia de los mismos. El Poetry Slam, la poesía escénica en general, no tiene caminos, y sus vías son las que se contruyen a través del puro caminar. El Poetry Slam es algo así como una antología de micropoemas, un espectáculo escénico basado en la palabra, el ritmo y la onomatopeya, un espacio de libertad bajo palabra. La sexta edición de Yuxtaposiciones terminó con un espectáculo de Poetry Slam, y la palabra fue disparada en el patio de La Casa Encendida, a veces con gracia, otras con ritmo, otras con insinuación y otras con ánimo reivindicativo.

Nadie sabía contra quién dirigía aquellas palabras
(1)

Con la única limitación temporal de cinco minutos por actuación, y bajo la palabra de no cometer plagio, se celebró el acto en tres fases: Una primera y una segunda ronda de actuaciones, y una tercera fase de aplausos y entrega de premios en base a votos populares, todo con la supervisión de Eloísa Suárez que realizó una presentación amena e irónica. Primero se decidió el orden de participación y quedó en abrir las rondas Abd El Haq, autodenominado "el flaco loco del Marruecos perdido", y en cerrarlas Los Pimpipoets, dúo compuesto por los españoles Gonzalo Escarpa y Ajo.

Palabra, voz exacta y sin embargo equívoca... / ...ya sin mí, pero de mí (1)

Así pues comenzaron las actuaciones. Abd el Haq tiene un estilo reivindicativo y una pose de acercamiento al espectador. En su primera actuación no usó micrófono y anduvo por la platea más que por el escenario, gritando sus versos a viva voz, en poemas muy ajustados a los cinco minutos de los que disponía. El poema de su segunda actuación reivindicaba "la historia de un barrio amarillo" y fue acompañado del mismo braceo, esta vez micrófono en mano. D' de Kabal también recitó en francés con una voz baja, de tesitura muy grave, significativa y penetrante, con el micrófono muy pegado a la boca y acompañando su dicción con sonidos rítmicos. Finalizó su segunda actuación con el anuncio de una primicia, que finalmente consistió, según su propio anuncio, con un sonido animal de aire canino, que divirtió al personal en platea, y dio lugar a la ironía de la presentadora, que lo acusó de plagiar al reino animal. Timo Brunke, uno de los dos poetas alemanes que participaron en el encuentro, desplegó su musicalidad por el escenario del patio, y en una primera actuación suave y recortada por la moderadora por pasarse de tiempo, acompañaba su ritmo con suaves movimientos de su mano derecha. En su segundo turno bailó un tango y una samba mientras, otra vez con suavidad, recitaba sus poemas. Bas Böttcher, junto con Brunke inventor de la TextBox, una caja poética insonora que ha amenizado los descansos durante el Festival, paseó su enorme estatura sobre el escenario ayudándose de traducción en la pantalla gigante que decoraba el fondo el escenario. Según lo visto, Böttcher parece darle más importancia a la palabra que a la puesta en escena. El primer poema era un loop que hablaba de un loop, el segundo era otro juego circular entre mundo, universo, cine y amor. Félix J se mostró en sus dos actuaciones seductor al principio, con movimientos y voz suaves, entonando un "Público, te quiero", y un "Palmolive" burlón, para después mostrarse más reivindicativo y con movimientos más rápidos incluyendo golpes de tacón sobre el entarimado. En su melodía seductora dedicó el segundo poema "a los que les gusta ir a la televisión". Julio Jara confiesa no saber lo que es el Poetry Slam, sin embargo estuvo divertido y personal. Mechando sus actuaciones con jipíos flamencos, la primera recogía retazos de anuncios de negocios "abiertos 24 horas", frase que repetía de vez en cuando y que provocaba la carcajada de la platea, mientras Jara paseaba sin micrófono y sin restricciones por el patio de La Casa Encendida. En su segunda actuación, ya sobre el escenario, habló con toda solvencia en "infrapullo", lengua viva aunque de pocos hablantes, pues es invención del propio Jara, que terminó cantando en ese idioma onomatopéyico una "cucharona", que en verdad se parecía bastante a un palo flamenco que no fui capaz de identificar. Cerraron el acto los Pimpipoets, cada uno luciendo en sus manos lo que se podría calificar de un anillo de bajo coste, uno de esos anillos luminosos que venden ambulantemente. En su primera actuación, Ajo, con su voz ligeramente grave, buena dicción y entonación aguda reivindicaba "Amor de mujer", y Gonzalo, con estilo más vehemente dijo "Esto no es amor". En su segundo pase, menos trepidante en la alternancia entre uno y otro, recitaron micropoemas que calaron en la platea, divertidos a veces, profundos y picados de pensamiento e ironía siempre. Ajo se mostró "superHada": "Si le sumo mi soledad a la tuya, ¿qué es lo que obtengo a cambio, dos soledades o ninguna?", o también "Vendo agendas pequeñas para gente con pocos amigos". Gonzalo Escarpa se mostró mordaz: "Si le cuentas tus problemas a Bin Laden, ¿desaparecen?"

Dáles la vuelta, cógelas del rabo (chillen, putas), azótalas... / ...hazlas, poeta (1)

A partir de aquí el espectáculo estuvo en la platea que aplaudió con mayor o menor intensidad según sus propios gustos. Eloísa Suárez medía con un aplausómetro analógico la intensidad de los aplausos. Divertida, afirmó no comprender su uso pues era de fabricación rusa. Irónica, reivindicó su poder para conceder los premios al margen de la decisión popular que participaba con ganas del divertimento. Al final hubo premios para los siete actuantes, y el público aplaudió de nuevo la entrega de premios y jaleó con palmas por bulerías.

...decir lo que dice el río, larga palabra semejante a labios, larga palabra que no acaba nunca... (1)

Se acabó, pero no del todo. Uno sale del patio de La Casa Encendida más libre, con una cierta alegría de pensamiento. Es otra libertad la que se sustenta bajo la palabra, una libertad más verdadera. Mi palabra vale lo que vale mi palabra; vale la tuya igual que mi palabra. Nada es igual en el reino poético, nada es real ni irreal, porque nada da mejor sustento a la palabra dada que la poesía. La alimenta y se alimenta de ella. Al salir de La Casa Encendida, veo la fachada iluminada con la instalación, obra de Joseph Kosuth, que convierte La Casa en Encendida a través de las palabras de neón, y recuerdo unos versos de Octavio Paz sobre la poesía: "Eres tan solo un sueño, pero en ti sueña el mundo, y su mudez habla con tus palabras." (1)

(1) Versos de Octavio Paz, recogidos en su compendio poético “Libertad bajo palabra”
352 Votos  Votar
11924 Lecturas
FOTOS
D' de Kabal
Yuxtaposiciones 08 en La Casa Encendida
Foto: nexo5.com
Timo Brunke
Yuxtaposiciones 08 en La Casa Encendida
Foto: nexo5.com
Bas Böttcher
Yuxtaposiciones 08 en La Casa Encendida
Foto: nexo5.com
Félix J
Yuxtaposiciones 08 en La Casa Encendida
Foto: nexo5.com
NOTICIAS RELACIONADAS
INFORMACIÓN ADICIONAL
COMENTARIOS
No hay comentarios
ESCRIBIR UN COMENTARIO
Compartir

© nexo5.com :: All rights reserved :: Since Sep 20, 2006 -